Category Archives: solteros en casa

No quiero ser madre…

No digo que nunca.
Simplemente ahorita, no es mi deseo.

Y ciertamente creo que no es un pecado en este momento de mi vida preferir gatos que bebés.
Si, es cierto… tengo dos hermanos menores, pero es la ternura que necesito en mi vida: “La miel que puedo tener sin llegar a empalagarme”
Tengo las edades perfectas a mi alcance, 10 años y 10 meses, respectivamente.

Mis dos hermanos, perfectos como son, mi dosis de ternura diaria y las razones por las que no quiero tener hijos propios… al momento.

En fin, como les iba diciendo… el instinto materno en mí, no está despierto.
y tampoco me siento acomplejada por ello, es más… prefiero ser sincera.
Mi estilo de vida no da para tener a mi cargo una maternidad, me gusta levantarme a las doce, almorzar a la hora que me da la gana, salir a joder, tener una vida social activa, estudiar en la universidad (aunque ahorita esté de vacaciones), eventualmente trabajar en algo que me convenga y tener una gata llamada Francisca.
Además considero que estoy muy joven como para ponerme a criar hijos.
¡Vamos!, tengo 19 años.

Dicen que la maternidad te llena el corazon de sentimientos dulces y nobles para tu bebe.
Bueno, puede ser… quizás sea cierto, quizás cuando sepa de la existencia de un nuevo ser en mi vientre me vuelva menos fria y sarcastica por ese nuevo ser que vive dentro de mí.
Pero ahora, no tengo las ganas de sentir ningun tipo de sentimiento que tenga que ver con eso.

He escuchado a miles de mis “BF4E” querer tener 5 hijos, una casita, un marido y un perrito.

Yo quiero seguir jodiendo, estudiar mi carrera, conseguir un buen trabajo y tener un compañero de vida… que viva en un departamento conmigo, escuche mis problemas asi como yo también estaría dispuesta a escuchar los de él, hacer el amor todas las veces posibles, tener gastos compartidos y un gato peludo que se llame Filomeno.

Después de haber tenído una convivencia más o menos placentera, pensar en casarme… para al fin ser la “Señora De…”, sin apresuramientos, sin vestidos largos y colas.
Solo un pequeño vestido semiformal y nuestros amigos, en una ceremonia simple.
Si después de eso, el decide reproducir conmigo mi oratez.
¡Enhorabuena!, sino… tampoco me ofendería ser una solterona exitosa con plata hasta poder limpiarme el culo con ella, con una carrera y miles de buitres a mis costillas.

Aunque claro… también hay de las mujeres que les gusta pasar pariendo como cuys, enorgullecerse de tener “marido” y no esposo.

Pero eso es tema para otro post.

That’s All.

Solteros que viven dentro de las faldas de sus madres

Este post es inspirado por mi amiga personal Paulina, que cuenta con mi estima eterna y agradecimiento infinito ya que sus primeros consejos me sirvieron para saber como reaccionar con carácter ante un mundo de mentalidad machista.

¿Alguien alguna vez vio “Soltero en casa” (Failure to Launch)?

En América latina, no se toma tan literal la temática de la película en cuestión ya que no somos tan “open mind“, sin embargo… Tenemos que reconocer que a veces nos solemos topar con los típicos “solteros en casa” que aún a sus veinte/treinta/cuarenta y tantos años están pegados a sus madres con el cordón umbilical.

Entonces, surge una nueva problematica femenina…
Mujer que tienes una relación con un hombre que padece de mamitis, que cree que su madre es el sinónimo de la virgen maría, que tienes que pasar la barrera de conocer a su madre y que dicha señora te apruebe para que el sujeto te tome en serio… ¿Qué harías?.

En lo personal, ya que me ha tocado ser participe de relaciones con hombres infectados de “mamitis“, tengo complejo de “Jesucrista“; Pienso que puedo ayudar a ese hombre a salir adelante… Pero con el paso del tiempo me he ido dando cuenta que ayudar no significa imponer.

¿A qué quiero llegar con esto?… Sencillo, no trates de encontrar la lampara mágica de Aladín para agradar a su madre, ya que la relación la tienes con él. En el caso que él no te dé el lugar que a ti por derecho te corresponde, rompe la relación sin resentimientos ni rencores… Por cada mujer soltera hay 8 machos a la espera haciendo fila.

Hombre de veinte/treinta/cuarenta y tantos años… que aún vives con tus padres y a tu edad no tienes mayor inteligencia que la básica para frecuentar este blog e instruirte de las experiencias que comparto contigo, piensa un poco si en realidad eres el hijo querido de tu madre o simplemente te facilita la vida para que seas más llevadero y dejes de ser una CARGA.

Carga.-

1. f. Acción y efecto de cargar.

7. f. Impuesto o tributo ligado a una propiedad o a un estado y al uso que de estos se hace. Cargas fiscales Cargas familiares

Fuente: RAE (Den click si quieren leer el significado completo).

En este punto, me extenderé un poco más…
La pregunta de Paulina surgió de la siguiente manera: “¿Cuando el ente en mención deja de ser hijo para convertirse en una carga?”

Yo simplemente respondo, cuando el caretuquismo de las novelas y sociedad machista mierdosa han llenado totalmente y explotado las neuronas masculinas.

Cualquier hombre, de mediana edad, que en estas etapas mencionadas de su vida no se vanaglorie de tener un mínimo de independencia (no necesariamente económica ya que en un país como el nuestro con limitadas riquezas no podemos aspirar a tener una vida como la que tienen en cualquier otro país del primer mundo, me refiero específicamente a independencia emocional desligada de sus padres) tiene dos respuestas:

1.- Padece de mamitis agudítis.
2.- Tiene gatitos y siembra rosas en el patio de su casa.
3.- Simplemente se corto las bolas y no le queda absolutamente nada de testosterona.

No culpo a los hombres que aún viven con sus padres por facultades económicas, pero tú aniñadito de apellido pelucón (Noboa, Seminario, Malnati, etc..) que aún vives con tus padres y que le eres una carga a tu familia al tener que costearte tus viajes de placer, plan de celular, taxis y hasta mesada… ¿Que esperas para comprar un poco de testosterona?…

– Pregunta en el minimarket más cercano a tu urbanización/ciudadela/cooperativa/etc.. Por “testosterona“, si tienen, cargala a mi nombre… Dile que vas a nombre de la “famosa” blogger de la televisión… (mal chiste, pero me vale vrg…).

Madre que tienes un “parásito” como hijo, ¿Que esperas para entablar una conversación amena con tu vástago? (léase “Te largas de mi casa… ¡GUSANO!, ¿Crees que puedes vivir de mi toda la vida?” Haz tu propia fortuna y malgastatela como puedas con mujerzuelas y alcohol, ¡Engendro del demonio!)…

No en serio, ya sin bromas… Si tienen amigos/pareja/hijos así, la mejor solución es hablar con ellos, manifestarles de la mejor manera que no están cómodos/as con la situación y que les gustaría que cambien un poco esa manera de ser por su propio bien en la vida ya que no toda la vida dependerá de alguien que sea su soporte. Recuerden que la vida es una selva donde nos topamos con toda clase de animales a diario y nuestro mayor logro es sobrevivir.

Ya si no les hacen caso, tienen todo mi permiso (como si lo necesitaran ¡ja!) de mandarlo(s) a tirarse del edificio de la previsora.

Espero que les haya servido de algo esta explosión idealista de mi cerebro juvenil, y como siempre enriquezcan este post con sus vivencias.

That‘s All.