Category Archives: no me siento bien en estos días aunque parezca lo contrario

8 días…

Ok…
Mi semana empieza así…
Con un encuentro cercano al tercer tipo (¿?) que fue de lo más placentero si me preguntan a mí; Comí mucha pizza e hice que Syl me ponga Lissura en las greñas para que sean magicas y felices como diría ella y que al fín y al cabo dejen de ser tan rebeldes como yo.

Al día siguiente, amanecí muy enferma… con dolores de cabeza y dolor de garganta muy fuertes… mi mamá estaba asustada porque creía que podría ser un caso de dengue o algo parecido.
Pero resulta ser que según dicen mis informaciones (¿?) aún no se presenta ningún caso de dengue en Guayaquil.

Entonces recurrí al matasanos de toda la vida, y el solo con examinarme se dio cuenta de mi dolencia.
Las putas amigdalas de nuevo.
Y sí, no soy inmortal como Edward Cullen ni Bella Swan después de la transformación… mi mal de toda la vida han sido mis amigdalas.
Y me las quieren sacar.. pero yo no quiero eso porque no deseo cambiar mi melodiosa voz (¿??¿¿????) por una voz de travesti.

En fin, el resultado de esto es que todos en mi casa estamos enfermos.
Mis hermanos y yo..
y su servidora tiene que estar 8 días sin poder comer solidos y estoy a punta de pura papilla y sustancias liquidas varias como Gatorade entre otras.
Así que.. si esperaban toparse con unos updates maravillosos en estos días de perdición mios… debo informarles que no hay nada maravilloso en mi interesante y genial vida.

Entonces, como este es mi noticiero OnLine 24/7 de vida… seguirán leyendo como voy avanzando/recuperando algo de mi vitalidad para poder volver a mi vida normal.

Sin más que decirles…

That’s All.

EMO-ciones reprimidas

No esperen leer el mejor post de la historia.

Esta semana ha sido bastante movida en mi vida, desde que se fue David he tratado de pasar ocupada la mayor parte del tiempo, metiendome a una cosa y a otra para no pensar.
He empezado a organizar mi cumpleaños con 2 meses de anticipación, a este paso mi tarjeta de crédito reventará porque paso comprando pendejadas, no estoy la mayoría del tiempo en mi casa, me vivo cambiando de peinados y descubro nuevos colores de sombras.
Quería evitar esa parte que me habían advertido, que te da la ansiedad fatalista de pensar que quizás todo se acabó cuando no debería acabarse.

Me negaba a aceptar que me afectaba el hecho de que se vaya, quizás porque en este último tiempo he tenído la coraza más grande del mundo para que los golpes no me den donde tienen que dar.

Pero es que es tan horrible, sientes que el corazón se te hace chiquito.
No sé si ustedes sepan de que estoy hablando y no es de esos típicos amorios estúpidos que te ilusionan de la nada para luego andar sufriendo.

Traté de no sonar egoísta cuando se iba, ya que el también tiene derecho de ir a ver a su familia y a la gente que lo quiere… Pero ¿Yo donde quedo?, yo también lo quiero y lo necesito y a pesar de que recién son 4 días que no está siento que han sido años.

No quiero ponerme a contar los días que faltan y tampoco quiero que el se sienta culpable de hacerme sentir mal cuando vea esto… Es por eso que he centrado mi atención a otras cosas, para no pensar… porque nisiquiera soy capaz de hacer un post decente, porque las ganas de escribir se me han ido, porque las ideas no vienen por donde tenían que venir.

Aceptemoslo, este quizás sea el post más patetico de la historia de la blogosfera ecuatoriana, pero ¿Saben que?, me vale mucha verga.. En algún lugar del mundo me tenía que desahogar y disculpen todos si han tenido que perder 2 minutos de su tiempo en leer las reflexiones depresivas de su humilde servidora, pero entiendan que a veces es necesario compartir con el mundo tus sentimientos cuando te sientes mal.

That’s All.