Category Archives: mejores amigos

Mi mejor regalo de cumpleaños.


“Gracias por no juzgar. Gracias por escuchar sin opinar. Gracias por hacerme saber que siempre estarás allí si te necesito. Gracias por hacerme saber que, aunque hago cosas que no comprendes, me estás esperando, al otro lado del valle que ahora mismo nos separa.”

Fuiste mi mejor regalo de cumpleaños, no quería soltarte.
No llamaste ese día, no me escribiste tampoco.
Admito que pensé que quizás te olvidarías, que dirías: Ok, next.
El verte anoche, en una fiesta de locos, me devolvió la cordura.
Me devolvió a mi estado real, me recordó quien era.
Quien solía ser.
Sigo siendo yo, después de un año, poco o casi nada fisicamente ha cambiado.
Pero en mi interior, he crecído, con dolor, con decepción pero sobretodo con un cariño especial que te tengo desde hace mucho tiempo.
Fuiste, eres y serás siempre mi mejor amigo.
Aunque a veces sea necesario que te vayas para recordarme a diario que soy cabeza dura, pero que nunca me dejarás sola.
Gracias por cumplir tu promesa y nunca abandonarme.
Te quiero tanto JL… fuiste mi mejor regalo de cumpleaños.
Peace!!!
That’s All.

Y bueno… ¿Qué es de la vida de iCy?

La verdad es que estos últimos posts que he tenído no han sido lo suficientemente polémicos perdón, personales como para que haya “toneladas de diversión” con sus maravillosos comentarios…

Así pues, me veo en la necesidad de seguirles contando acerca de la vida de su humilde servidora, osea la autora de este prestigioso blog.

En días pasados, ocurrió el hecho más increíble que me pudo pasar para terminar el asqueroso 2008… Mi mejor amiga, Roxana, está aquí en Ecuador.

Conmigo, con nosotros…. no es un sueño, es una realidad.

Y aunque se vaya a Perú mañana, la verdad fue grandioso verla estos tres días.

La jornada empezó el día sábado, el cual yo me disponía a ir a verla al aeropuerto en unos cómodos vans y jeans ajustados que acababa de comprar estrenando mi nueva talla de jean (Si, bajé una talla más pero aún no es la ideal, cuando lo sea les diré que talla soy con orgullo)… En fín, mi mejor amigo, José Luis me dijo que me cambie esas “fachas” para ponerme “elegante” debido a que nos íbamos a entregar al alcohol y sustancias con el fin de atontar nuestros sentidos celebrando la llegada de mi mejor amiga.

Cual va siendo mi sorpresa que en menos de veinte minutos estaba yo con tacos y una camisa extremadamente increíble que forma parte de mi colección “ropa para flacas” escondida en lo más oscuro del closet (parte que Azucena me tenía escondida por razones obvias de mofletudez)..

Como les decía, procedí a ir al aeropuerto con la intención de demostrarle mi gran afecto a Roxie y cual va siendo mi sorpresa en que se le retraso el vuelo a esa mujer. So… me tocó esperar 2 horas parada como el que les gusta (inserte aquí su preferencia) con tacos de 7 puntos en medio de la gorda matosa y una enamorada afectiva que llegó con un cartelón de “Welcome Papi” en letras gordas y doradas a recibir a su pelado.

Llegó Roxie y entre abrazos y puteadas varias nos fuimos a su casa a hablar de temas tan trascendentales como la política ecuatoriana y la economía mundial, a las 2am y más decidimos darnos “chapeta” y barajarnos cual cartas cada uno a sus respectivos hogares.

En el día dos, como su servidora tiene que trabajar y en vista de que no le habían avisado nada, procedió a salir del trabajo y entregarse a los placeres mundanos… (inserten aquí su mal pensado criterio), en plena jornada recibo una llamada de Roxie diciendo que haga el favor de dirigirme (no, a la verga no…) a San Marino Mall porque estaban ahí reunidos con el objetivo de engordarme de nuevo y que salude a una “sorpresa”.
En vista del caso nulo que hacía yo, debido a encontrarme en una jornada extrema, recibí la afectuosa llamada de mi mejor amiga que empezó más o menos con la siguiente perla “Sochucha de tu madre, haz el favor de aparecer desconsiderada hijueputa, tu mejor amiga se va mañana y quién sabe que mierda estás haciendo, apareces aquí YA!”.

A lo que procedí a ser una persona obediente y aparecer ahí con mi mejor cara y engordarme en McDonalds con un delicioso cuarto de libra y sustancias… llegó mi sorpresa que a más de incomodarme como ellos creían, más bien me alegró… Digamos que fue una oportunidad para arreglar viejos idilios y obtener resultados positivos, luego de pasear como la panza en el carro y de que Roxie crea que aquí un Pepe Cuervo cuesta $5, nos retiramos a nuestros aposentos.

En el día tres, mi economía estaba devastada a causa del shopping continuo que vengo haciendo en estos días, así que procedí a robar de donde no podía para irme a la casa de José Luis y continuar con la destrucción de mi hígado.

Lo único que les puedo decir es que al final de la noche los números se movían y Temblando de Hombres G se hacía presente en nuestras voces para entonar agudos alaridos de dolor de los despechados presentes.

Solo me queda concluir con decirles a mis mejores amigos que los amo y que gracias por estar ahí siempre… Reciban un caluroso abrazo de quien en vida fue iCy, debido a que después de este post no podré levantarme mañana.

Ha caído la Reina.

That‘s All.

Dama siempre hasta el final

Debo decirles que antes de este post había un primer borrador acerca de los amigos que a veces uno tiene por conveniencia economica/social/comodidad/(inserte aquí necesidad) pero prefiero dejar eso de lado por un momento para compartir con ustedes una experiencia.

iCy tiene los dos mejores amigos del mundo, de una les hablé en este post y otro que fue protagonista de este otro post, sus nombres: Roxana y José Luis… respectivamente.

Cuando a veces una enfrenta situaciones no tan buenas pero que te dejan lecciones de vida acerca de “Como aprender a dejar de valer verga for dummies”, siempre es bueno tener a personas que te apoyen en momentos dificiles.

Yo en un principio quise solucionar mis problemas acaecidos en estos días sola, ya que entendí expresamente que eran mis problemas y de nadie más, es por eso que había decidido mantener el silencio acerca de una situación que me ocurrió hace unos días.

Sucedió pues que entre enfoques y desenfoques e idas y no volvidas de cosas que me suelen ocurrir en estas noches cansadas que tengo, decidí que ya era lo suficientemente fuerte para aguantar el semejante sermon que se me vendría al contarles a mis mejores amigos sobre “la finalización de un ciclo” y de tener que aceptar con cabeza agachada el simple y molesto “te lo dijimos”, pero sucedió totalmente lo opuesto.

No me sermonearon, que equivocada estaba, me mostraron su apoyo, me mostraron quienes son y por qué los escogí y les dí el lugar que se merecen en mi vida.
Aclaro que quizás ninguno de mis lectores entiendan de lo que estoy hablando, pero quizás de todos los posts que he hecho este sea el más sentido.

Amo a mis mejores amigos, amo tener el mejor amigo que nadie en este mundo podrá tener, amo tener a la mejor amiga más increíble que jamás alguien conocerá.
Son mis idos y venidos durante años… son los unicos que al final siempre se quedarán.

El resto.. pasa, coge ticket, se sirve y se va.. así de simple.

No digo que sean perfectos, hemos tenido las peores peleas que alguien tendrá en esta vida y la otra, pero son mis amigos, los únicos que siempre estarán ahí además de mi mamá.

Por todo esto y más… Los amo a ambos.

En otros acontecimientos no menos importantes me mantengo en la misma postura, tranquilidad, paz y sobretodo no dañar mi corazón ni mi alma a base de resentimientos ni odios que no valen la pena… Perdería mi pureza si me lleno de frustraciones y de pensamientos que no deben ser…

Dama siempre hasta el final.

That’s All.

Mis mejores amigos

Hace casi dos años, se fue mi mejor amiga a EEUU.

Roxana y yo nunca fuimos las típicas amigas conejín que se contaban todo y hacían las cosas juntas cual niñas felices por el mundo, de hecho si vinieron a leer el post y creyeron que les iba a contar acerca de las típicas amigas que se ponen “BF4E” en el Hi5, o se adulan la una a la otra hasta que su lambonería sabe mas a envidia e hipocresía que a otra cosa, están muy equivocados.
Amigas así, con las que hago todo y saben todas las cosas de mi vida, no tengo y tampoco quiero tenerlas, pues soy fiel creyente de la teoría de “Tu amigo termina siendo tu peor enemigo”.

Cabe acotar que lo más cercano que tuve en ese tipo de amistades “grupales” fue el extinto Bitchy Corp, el cual por motivos de fuerza mayor y más por nostalgia que por otras cosas prefería no mencionar hasta que surgió la entrevista para Ecuacanal.

En todo caso, les sigo contando…

Roxana y yo nos conocimos por el 2004, cuando yo era una pequeña alma descarriada con ansias de conocer el mundo y ella era la adolescente agresiva.
Entonces, inicialmente, no nos dimos cuenta que la amistad que nos unía más que todo era un problema que teníamos al relacionarnos con niñas de nuestra edad.

Y es que bueno, este post es una especie de confesión también, yo no me llevo muy bien con las mujeres, motivo por el cual, tengo más amigos que amigas, y no necesariamente pretendientes, sino más bien amigos en general… Me llevo mucho mejor con los hombres, creo que ahí es donde sale más a flote mi lado brusco, incoloro y practico de ver las cosas.

Entonces, como les iba diciendo, Roxana y yo teníamos y tenemos aún ahora un carácter bastante peculiar y con cambios de carácter bastante bruscos propios de nuestros 15 y 16 respectivos años en esa época. Al principio tuvimos un problema de comprensión único, pero aún así seguíamos siendo amigas, sumándole a esto la innata esperanza que teníamos ambas en creer que aún existían buenas personas en el mundo.

Tan confiadas nosotras ¿Verdad, Roxie?

Y así nos ocurrieron mil y un peripecias, en las cuales cada una sufrió su parte y olvido y perdonó a la otra, así como también hemos compartido buenas situaciones que nos dejaron muchas risas a cuestas, locuras propias de nuestra edad que ahora me llenan de orgullo y a veces de rubor el simple hecho de recordar.

Hasta que surgió un problema que viéndolo después de un tiempo creo que a lo único que le puedo hechar la culpa al respecto es a que estábamos muy peladas, y es así como dejamos de hablar por un año.

En ese año, me dí cuenta de cuanto valoraba a mi amiga, a mi mejor amiga… Cuanto me hacía falta y cuanto quería estar con ella para bailar, cantar, reír y también llorar.
Y es que sin duda nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, y un día me vi extrañando a esa mejor amiga que perdí por mi maldita ingratitud y mi sentido del humor negro, que a veces te sienta más agrio en el corazón que en el hígado.

Aprendimos mucho en ese año separadas, muchos de ustedes que me leen desde hace tiempo fueron testigos de cuantos posts dediqué a contar sobre mis sueños sobre próximas reconciliaciones con Roxie, ¡Te extrañaba tanto mujer!, y sin saber, que ella aún seguía leyendo este pequeño espacio personal el cual ha ido ganando “popularidad” gracias a la ayuda de todos y cada uno de ustedes que impulsan a que esta humilde servidora siga escribiendo, por morbo quizás a que un centenar de extraños sigan mi vida y disfruten o lamenten mis penas o aciertos, pero eso es otro tema.

Hoy tuvimos una confrontación, más por diferencia de criterios que por otra cosa, a veces tan inmaduras nosotras queremos imponer nuestros criterios la una a la otra con el afán de facilitarnos la vida mutuamente, más no sabemos que cada una quiere vivir sus propias experiencias porque así somos nosotras ¡Tercas cual hermanas gemelas! ó Como si Dios nos hubiera mandado en un molde parecido pero no igual.

Permitanme decirles que este post no es de ninguna manera una forma de reconciliarme con ella, pues ya lo he hecho, son simple y sencillamente las ganas que tengo de darle a Roxie el lugar que se merece en este mi pequeño espacio cybernetico personal, pues ella y mi mejor amigo – del cual hablaré en un post muy cercano – saben cuanto me importa mi pequeña casa virtual.

Entonces, quiero hacer público mi agradecimiento por estos 4 años de amistad que tienes conmigo Roxana Arcos y que espero sigan siendo muchos más.

Que cumplamos cada una nuestros respectivos sueños, separadas en distancias pero no en corazones, que tu seas una gran Diseñadora y yo sea una gran Periodista y que eventualmente tengamos nuestros hijos y unos maridos que brinden por nuestros éxitos.

Gracias por estar ahí siempre, de enseñarme a verle el lado chistoso a las peores penas y verle el lado emotivo a las mayores alegrías.

¡Te amo de sobremanera Banana!

That‘s All.