Category Archives: la proxima vez que quieras mentirme piensalo bien porque no seré tan indolente como esta vez

Hija de puta mentira

Tengo el genio más apacible que se puedan imaginar en la vida.

Para hacerme enojar en serio deben darme donde realmente me afecta, ni insultos ni recriminaciones ni chismes ni rodeos, nada de eso me enoja… Ni siquiera que existan personas que dedican su vida a joder a los demás, pues considero que la vida devuelve los karmas y nadie se va de este globo terráqueo sin pagar todas las que ha hecho.

En fin, me fui por las ramas, continúo…

Si hay algo que me enferma y hace que mi hígado pida perdón, de las pocas ocasiones que suelen hacerme enojar, la peor es la mentira.

Odio la mentira, odio que me digan mentiras, odio saber de mentiras, odio todo lo que tenga que ver con mentiras.

No soy Marianita de Jesús, soy totalmente conciente que en algún momento de mi vida he dicho mentiras “blancas” (no menos que injustificadas) con respecto a cosas necesarias.

Pero mentir solamente por arte no es lo mio, de hecho considero que soy una persona absolutamente open mind, acepto todo tipo de verdades incluso hasta las más dolorosas.

Y aquí es donde quiero entrar a fondo (…) No hay nada peor que enterarse que una persona que tu estimas te ha mentido/engañado/falseado/ocultado alguna verdad trascendental en tu vida para no hacer el papel de idiota.
Y lo peor, enterarse de la forma más cojuda del universo.

Hasta para mentir se tiene que tener cerebro.

That‘s All.