Category Archives: feelings

Preguntas sin respuesta

Nota mental: Nunca es bueno escuchar Coldplay cuando estás particularmente sensible.
Hace algunos días vengo recordando a mi abuelo, no me lo saco de la cabeza. Y es que ahora que tengo tantas preguntas, ya no tengo quien me las responda. Ya no estoy a 10 minutos de su casa, de encontrarlo en la hamaca leyendo un libro y decirle lo que pienso y que el me aconseje y me acaricie la frente.
Como lo extraño al viejo. Cada día, cada semana, cada mes desde que se fue lo pienso.
¿No les pasa que se les ocurren todas las preguntas del mundo cuando ya no está esa persona irrecuperable para responder sus dudas?, es una situación horrible.
También estoy pasando por una mezcla de situaciones horrible, colapsé la semana pasada, lloraba por todo. Y obvio, me cabrea estar así, porque generalmente siempre acudo a mis amigos y les cuento mis miserias y todo pasa, pero esto simplemente no es de “dejarlo pasar”, es como si tuviera una herida abierta por dentro y doliera todo el tiempo.
Y empieza la rutina de la depresión: Escuchar música, escribir y encerrarme en mi mundo. Ya no estaba acostumbrada a eso, pero supongo que es como alguien dijo alguna vez: “Los dolores te recuerdan que estás vivo”. Pronto pasará y lo superaré, lo sé.

“(….) When you lose something u can’t replace
When u love someone, but it goes to waste
Could it be worse?

Lights will guide u home
And ignite your bones
And I will try to fix u”
– “Fix You”, Coldplay.

El vacío…

El fin de semana fue intenso y extenso.
Hoy, sentada en mi laptop antes de que inicie un nuevo día, me puse a pensar qué es lo que realmente quiero.
Sí, quizás todos se han hecho está pregunta siempre, pero yo voy un poco más allá. El jueves pasado tuve una conversación con un amigo, que me hablaba de la necesidad de un compañero de vida; más que un compañero sentimental, alguien que comparta tus sueños, tus metas, tus miedos, tus aciertos y tus decisiones.
Quizás tenga razón, pero a éste punto de mi vida, la idea del “hombre perfecto” es casi inexistente. Me gusta mi estilo de vida, me gusta vivir relajada, vivir el momento. Por otro lado, ayer vi la otra cara de la moneda, lo que sucede cuando haces de éste estilo de vida algo permanente.
Respuesta: El vacío.
Supongo que te sientes súper vacío por dentro, como absorbido, como si no tuvieras más que darle a nadie, porque todo se lo han llevado o tú lo has entregado. No lo sé.
Obviamente, mi idea de tener un esposo, una casa, un perro, ya fue. Fue hace mucho tiempo y esa es la razón principal por la que quiero mantenerme así, lo tengo claro. Pero analizándome, a veces creo que es una escapatoria para no enfrentar mis miedos.
Hoy en la mañana, mientras corría, pensé en el antes y después de mi vida amorosa y llegué a la conclusión de que quizás después de todo sigo dañada, sigo incapaz de volver a sentir lo que sentí en ese momento, esa necesidad de querer estar con alguien.
Y quizás es porque nunca cerré ese episodio de mi vida, simplemente dije muchas cosas tontas, propias de una niña de 20 años. Nunca dije: “Cabrón, eres un hijueputa, ojalá te mueras”, simplemente lloré, me callé, ignoré y seguí con mi vida… Le dejé todo al karma.
El karma funcionó, mejor de lo que yo esperaba. Sin embargo, aún tengo un vacío interno que no sé cómo sacarme. Entonces, decidí que voy a curarme antes de buscar algo con alguien.
No puedo seguir ignorando mis emociones para siempre, peor aún, acallándolas. 
Quizás escribiré por acá más seguido, quien sabe.
That’s All.

El amor es…

Muchas veces he dicho en este blog, y en mi vida, que una de mis prioridades no es casarme, tampoco tener hijos.
Sin embargo, soy una eterna enamorada del amor. ¿No me creen?, no importa, pocos han llegado a creer que realmente soy así. Me gusta enamorarme, me gusta la sensación de estar en las nubes y sentir que de la mano de alguien lo puedo todo. 
Una vez sentí eso, hace mucho, mucho tiempo. Hoy lo recordé, porque tuve una conversación sobre el amor con un amigo, él me decía que para casarte con alguien, debías llevarte bien, porque esa persona se vuelve una pareja de vida, para toda la vida. Deben resolver problemas juntos, de toda índole, ya sean económicos, sociales, sexuales, etc. Es verdad, pero tengo una teoría: creo que cuando hay amor se puede todo.
Sí, ya sé que me van a decir, bienvenida al Siglo XXI, donde el amor dura menos que un suspiro, pero yo no pierdo la esperanza de volver a enamorarme hasta los huesos de alguien, alguien que no solo comparta mis ideales, sino que también peleé conmigo, porque no todo tiene que ser como yo quiero. Alguien que comparta mis puntos de vista, pero que también debata. Alguien que me inspire a llegar a casa y abrazarlo, darle besos y acostarme a ver tele viendo películas y series.
No sé si esté lista para enamorarme nuevamente, pero disfruto la sensación. Disfruto la compañía sentimental de alguien… Ojo, compañía sentimental no igual a que sea mi solucionador de problemas, sino una persona que me escuche, me apoye y me brinde su hombro para llorar cuando algo salga mal. 
Estoy demasiado cursi, esas conversaciones me hacen daño. Me hacen sacar cosas que están enterradas, para siempre en mi memoria. 
That’s All.

A un beso de ser mi estrella 11

“I have run, I have crawled 
I have scaled these city walls 
These city walls 
Only to be with you. 

But I still haven’t found 
… What I’m looking for.– U2. 
Estos días he estado pensando mucho, como siempre, sobre mi entorno… Y tengo una sola meta, la cual se siente tan cerca y a la vez tan lejos. Odio que ciertas cosas no dependan de mí. 
Pero supongo que esto es un ejercicio de paciencia, tú eres un ejercicio de paciencia, que está en mi mente, machacándome, recordándome que tenemos algo pendiente. 
Otras veces siento que soy solo yo la que tengo algo pendiente contigo y tú eres un completo desconocido por este sentimiento que está ahí, creciendo y haciéndose presente en las noches durante sueños. 
Estamos a un beso del campeonato, estás a un beso de ser mi estrella 11.

Una luz…

Me pregunto si tú serás el karma que me tocará pagar por haber cometido errores en el pasado, porque si es así, con gusto lo pagaría.
No sé sí perdí los libros o me he olvidado de todo lo que aprendí, pero es que no te pareces a alguien que yo haya conocido. Y eso es bueno y malo a la vez.
Bueno porque me encanta descubrirte y disfrutarte, sola, en silencio. Malo porque no sé con qué cosa saldrás… eres totalmente impredecible y me encanta.
Sí, otra de las cosas que me encantan de ti se suma a la lista de “cosas que me encantan de ti”, ¿Pero qué hacer?, el cielo no existe, al menos yo no creo en él, el limbo es esto y el infierno está sazonado con mi miedo, ese miedo de saber qué podría pasar si lo que hago no es correcto.
Pero quizás y solo quizás no sea todo cielo, limbo e infierno. Quizás haya una luz, esa luz que se encuentra en los detalles.

Un buen partido

¿Quién decide si somos un buen partido o no?, porque quisiera saberlo. 
Parece que hay una regla o línea no definida que te cataloga como un buen o mal partido, o que te hace decidir si una persona es buena o no para ti.
¿Quién es ideal para ti y quien no?, ¿Cómo saberlo?, supongo que el corazón es el que te dice que alguien es para ti, pero… ¿Y si esa persona no te corresponde?, ¿Tú corazón te trolleo?
No sé, a veces pienso que es más fácil aprender álgebra lineal que descifrar los misterios del amor y todo lo que lo rodea. Como una amistad se puede convertir en gusto y como un gusto en amor. Y cómo puede suceder a la inversa, como el amor se convierte en pasión y la pasión se va acabando con la costumbre, la cual precede a la rutina y la misma es prima hermana del cansancio, el cual es mejor amigo del fastidio.
He pasado por todas estás etapas con personas que he querido y me han querido, sin embargo, cada persona es un universo, cada persona es tan distinta a la otra, que cuando sientes que vas en dirección correcta, todo puede fallar o todo puede funcionar. ¿Qué les diré?, no me considero una experta, pero de algo sí estoy segura: sé cuando algo es o no es para mí.
Está vez siento que ese “algo” es para mí, hay algo en el fondo que me hace pensarlo… Ahora solo falta descubrir si el corazón me trolleo o no.
That’s All.

Hablemos de lo que no demuestro…

Siempre he sido una persona con gustos raros. Nunca me ha gustado lo común o lo corriente, siempre es algo que se adapte a mí. Y eso se ajusta a los hombres también…
Al momento puedo decir que ningún novio que he tenido a lo largo de mi vida se ha parecido a otro. Todos son diferentes físicamente hablando, pero todos tienen una misma característica: son inteligentes. Quizás pueda decir que no he estado siempre con hombres agraciados, pero de algo sí estoy segura: siempre he estado con hombres brillantes.
Yo me enamoro del cerebro de las personas, de los hombres que en una conversación te atrapan, que son capaces de argumentar y argumentar con hechos. Me enamoro de hombres que saben lo que quieren… Sin embargo, yo nunca sé demostrar lo que quiero.
Y ahí está el problema, ¿Cómo le haces saber a alguien que estás pensando más en él de lo que estás acostumbrada?, ¿Cómo sobrepasas los límites?, nunca lo supe, siempre creí saberlo… pero la verdad es que me dejaba llevar. Y ahora que tengo la oportunidad de demostrar, demuestro lo opuesto, lo que no quisiera que vean de mí. 
Quisiera ser esa mujer súper profunda que la gente cree que soy, quisiera demostrar y abrirme y decir todo lo que está en mi mente, pero me limito porque no sé cómo va a reaccionar esa otra persona. No es igual hablar de lo que te ocurre todos los días a hablar de lo que pasa por tu mente…. Quisiera dejarme llevar otra vez, pero tengo miedo. Tengo miedo de que lo que vean no vaya a gustar.
Ya al diablo, seré una vieja solterona de ochenta años con seis gatos.

Pequeñas cosas…

“Hay un universo de pequeñas cosas, que solo se despiertan cuando tú las nombras”Alejandro Sanz, “Hay un universo de pequeñas cosas” *

Sé que les parecerá raro que empiece una entrada con una canción de Alejandro Sanz, es mi pequeño placer culposo, así que no me juzguen, todos tenemos uno.

A veces solemos dar por seguras tantas cosas, el amor, el trabajo, los estudios, seres queridos, cualquier cosa… Pensamos que siempre estarán ahí cuando nosotros queramos y empezamos a quitarle valor.
A mí me pasó eso en dos aspectos de mi vida. Este semestre fue duro, me exigí emocionalmente más de lo que puedo dar, no fui justa con mi novio, quien me tuvo que aguantar miles de rabietas. Lo terminé un par de veces, por cuestiones pendejas, todo un drama.
Hoy la vida me dio una lección importante, hice un examen correcto, dudé y cambié las respuestas en el último minuto. Eso me costó la calificación y ahora tener que repetir una materia. Más que el proceso tedioso de repetir una materia, que de una u otra materia refuerza mis conocimientos, la sensación de fracaso se hizo presente y colapsé.
Entonces él estuvo ahí, abrazándome, limpiando mis lágrimas, besándomelas. Recordando cuanto me ama y cuanto significo para él.
Ahí recordé por qué no lo dejaría jamás, por qué pienso en él como mi pasado, mi presente y mi futuro.
Ahí recordé por qué nunca lo cambiaría.
Ahí recordé por qué lo amo.

Imagen de: *ALP-Dreams

Y quien creyera, era solo cuestión de un cambio de actitud…

“La gente vaga piensa huevadas porque pasa metida en la casa sin nada que hacer” // Mi papá.

Las busquedas cansan demasiado, soy una persona que odia buscar, porque me siento desgastada, hoy estaba viendo TV y tuve un flashback de mi vida.
Si la gente entendiera que naces solo, que todo lo que necesitas en la vida para estar feliz lo llevas contigo, no habría tanta dependencia de una pareja.
Entender esto me tomo mucho tiempo, entender que lo único que necesitaba para que mi felicidad sea completa era un cambio de actitud.
Al ir por el mundo caminando, tienes oxigeno, tienes tus manos, tus piernas, tus sentidos completos, tienes aparentemente todo lo necesario, pero siempre buscamos más… Los amigos no son suficientes y llegas al punto de estar rodeado de gente y aún así sentirte totalmente solo.
Quieres salir de eso, lo acepto, nadie debería de vivir el cuadro que yo describo arriba, pero ¿Cómo lo cambias?, ¿Cómo tan solo un cambio de actitud te trae cosas buenas?
Mi tiempo de oscurantismo ayudó, sin lugar a dudas, a empezar de cero, me levanté un día y me dije: “Ok china, esto no puede seguir así”, agarré las riendas, entendí que nadie viviría mi vida, nadie sería feliz por mí, le metí huevos.
Había perdido mucho tiempo en frustraciones, en contradicciones, era un eterno oceano, la marea subía y bajaba, necesitaba estabilidad, sin querer había adquirido un patrón que JURO por Dios espero no volver a repetir: La inestabilidad.
Tuve muchas veces un dejavú de conversaciones que solía tener con una persona, el decía que yo amaba estar en linea recta y el siempre iba en zig zag, yo era la anormal para él, y que estúpida yo al no decirle en ese momento que el anormal era él.
Con el paso del tiempo, sin querer me transformaba en lo que más había odiado, porque así es Murphy, te hace vivir lo que criticas… que enferma estaba, pero no fisicamente, no sé como explicarles pero tenía o más bien sentía una enfermedad en el alma.
La lucha fue mia, hice de todo para salir de eso, pero las cosas no se daban y me desesperaba… porque no es que tienes el universo de tu parte precisamente y eso no es un factor que dependa de ti, pero lo que sí les diré es que el Flaco siempre sabe porque hace las cosas, incluso ahora que mantengo mi postura agnóstica, recibí en ese entonces – y aún recibo – la prueba de su existencia.
Actualmente, lo que vivo no es un jardín de rosas, pero la lucha es a diario, el manejo de las emociones, el auto-control, no es algo que se aprenda en la universidad o en el colegio, es algo que debes buscar, porque si no lo tienes, te estancas, te impide crecer… y llegas a un punto donde solo te hundes, no hay más salida.
Que no les pase eso.
Peace and Love.
That’s All.

“Felicitaciones!!! Usted ingresó a la ESPOL”

“Sé paciente. Te pasará, tarde o temprano: ¡la vida te abrirá la puerta, y te permitirá entrar y dar una gran fiesta!” // Louis Brown

Yo no solía ser paciente.
Hace 3 meses exactos escribí este post, donde me alegraba de tener un chance para hacer realidad uno de mis sueños, pararme y obtener más metas.
Han pasado 3 meses en los que conocí gente maravillosa, que me acompañó en este sueño, donde nos stressamos juntos, donde nos enojamos juntos, donde nos preocupamos juntos… y también nos alegramos juntos.
Hoy estuve muy nerviosa, más nerviosa que de costumbre, porque dudaba que haya hecho ese último examen bien, odio con todo mi corazón esas preguntas “quien quiere ser millonario” style, pero lo superé, pasé.
Si me preguntan en este momento que siento, la palabra correcta sería incredulidad, no porque haya dudado de mí, sino porque todas las puertas se me están abriendo.
Es increíble como hace un año me sentía tan deprimida y como logré salir adelante, el sentimiento es increíble.
Sé que muchos dirán que estoy exagerando, que no es para tanto, pero para mí lo es, porque conozco las consecuencias de las malas decisiones, conozco el dolor de los fracasos y conozco las ventajas de la humildad… Todo lo que me está ocurriendo me parece un sueño, la revista, la radio y esto, me siento terriblemente dichosa.
Quería compartir un poquito de mi felicidad con ustedes.
Peace!!
That‘s All.