Category Archives: de percepciones y otras hierbas

Experiencias mínimas de su servidora

Si, sólo tengo 19 años.
No vine con un manual de “Como decir las cosas sabiamente 24/7”.

Yo solamente sé que como soy, me aprecia mucha gente.
Y también le caígo mal a otras tantas.
Estas últimas me son realmente irrelevantes….

Yo soy como soy.
Y en este punto de mi vida donde estoy, creanme… es muy dificil que cambie.
No porque no pueda, sino porque simplemente no deseo hacerlo.
Soy feliz como soy, tengo una vida feliz con sus ligeros ehmmmm.. ¿Cómo decirlo?, ¿problemas?.

En fin… he decidido no amargarme la vida y simplemente vivirla cada segundo.
Hoy… bueno ayer, me dí cuenta de muchisimas cosas en las que fallé en el pasado, pero lamentablemente (y si… lamentablemente porque me duele en el alma) no puedo hacer nada para remediarlas porque ya es demasíado tarde.
Es de esas situaciones que tú sabes que no puedes arreglar porque este mundo vive de las primeras impresiones que no siempre son las más acertadas.

Btw… creo que estoy disvariando un poco… a lo que quiero llegar es que si, es cierto que tengo una experiencia mínima en muchas cosas que he pasado, sea para bien o para mal, es mi experiencia…
Es la que he adquirido con el paso del tiempo y tomo mis propias decisiones a base de mis experiencias..

Y mi decisión simplemente ha sido quedarme aquí.
Pero seguir avanzando…
… Con pasos agigantados.

Por lo visto parece que sigo con la teoria parece de jamaica es de limón pero al final siempre será tamarindo.

That’s All.

Hablemos de percepciones…

Percepción: La percepción es la función que permite al organismo, a través de los sentidos, recibir, elaborar e interpretar la información proveniente de su entorno.

Fuente: Wikipedia

Que traducido al español significa algo como así: Mi amigo (a) es una huevada y no estoy de acuerdo con su vida porque vale verga, pero es mi opinión (percepción) y por la amistad que nos une debo aceptar que su “percepción” de la vida es valeverguista y que por respeto debo hacerme la loca aunque no esté de acuerdo.

Dios… como empiezo este post.

Las cosas no están bien, y lo malo es que nisiquiera es en mi vida.

Mi vida está increible, trabajo en el mejor lugar del mundo, en febrero entro a la U, he bajado de peso, tengo la tarjeta de credito en números azules y cumpliré años.
Nada de que quejarme, o al menos eso creía yo.

Cuando alguien especial para ti hace estúpideces o las piensa tienes dos opciones.

1.- Hacerte el cojudo y asentar cabeza a todo lo que esa persona diga, aunque tu sepas que está diciendo pendejadas.
2.- Decirle lo que piensas y a la verga los pastores, que se joda la navidad…

Con este último punto tengo serios problemas, ya que mi don especial (si así se le puede llamar a mi mal uso de palabras) es la prudencia.
No siempre digo lo que realmente quiero decir, por miedo a lastimar a la persona implicada.
O por miedo a que mi percepción esté equivocada y que yo misma esté valiendo trozo y la persona tenga razón.

En otras situaciones, les comento que mi gente de la vida “real” se está empezando a enterar de a poco de la existencia de este espacio donde comparto mis anecdotas con ustedes…
Si bien es cierto me alegra bastante, mi intención al escribir sobre mi vida no es que yo no tenga una, de hecho… mi intención al gastar teclas escribiendo para ustedes sobre mis vivencias diarias nace a raíz de que tengo una vida y necesito desquitarme de las cosas que me pasan de alguna manera, salados ustedes que les toca leerme gracias a los feeds, jojo 😀
Entonces, si no tuviera una vida, ¿Cómo carajos les escribo vivencias?

Es que en esta blogocosa se pueden encontrar de todo, desde blogs rosas como este, que según mi grupo de lectores es chévere ya que comparto mis vivencias de forma en que pueden decir perlas como: “Vesehijue…. ¡A mi también me pasó esa webada, oe!”.
O también se pueden encontrar verdaderos blogs de verdaderas personas que nacieron para ser bloggers… como el caso de este que es uno de mis favoritos, o puedes aprender muchísimo con personas tan inteligentes como esta otra señorita.

En fín, la blogocosa posee una diversidad extraordinaria, solo ustedes, los lectores son los que deciden que blog leen y cual no les interesa ni de papel higienico virtual.

That’s All.