Category Archives: apego sentimental

Lo que un año ha hecho de mí.

Seres que me leen en el universo paralelo del internek (ya simón..)
Debo informarles que el recluimiento se extiende, no por obligación – ya que estoy castigada debido a la pasada de copas que me metí hace una semana – sino por precaución/mejoras/sorpresa/burbujas a mi alrededor/(inserte aquí su opción más acertada)

Me siento bien.
En todo el sentido de la palabra.
Luchando siempre, Sino, ¿De qué estaría hecha?

Lo estoy superando al fin y me alegra saberlo.
Ya no me preocupo, no siento la presión, simplemente… vuelo.
En mi música, mis ideas, mis proyectos, todo lo realizable que me quedaba y he retomado…

Varias ideas cruzan por mi mente al querer reorganizar mi vida, al principio luchaba por volver hace un año y retomar todo lo que dejé..
Pero después me pregunté, ¿Para qué?
Para seguir pensando que la mejor solución en mi vida es vivir alejada de la gente que me ama y ha estado conmigo, para encerrarme en mi soledad y demostrarle al mundo que soy capaz de ser independiente solamente porque cumplí la mayoria de edad.

Ehmmmmm… creanme, narrado de esta manera aunque suene más elegante no deja de ser patetico.
Un año ha hecho de mí ver las cosas de otra manera, y no… no es que Voldemort (osea, para los que no han leído/visto harry potter – El-que-no-debe-ser-nombrado) haya influenciado en mi vida, quizás debo estarle agradecida de cierta manera en que contribuyó a que sea capaz de ver en mí todo el potencial que yo ignoraba que existia en mi ser.

Y es que a veces, los seres humanos no somos capaces de vernos a nosotros mismos, simplemente creemos que valemos menos porque no tenemos la madurez suficiente para solucionar los problemas de la forma en que “al mundo” le hubiera gustado que los resuelvas.
La teoría es básicamente así: Yo resolví mis problemas como mierda me dió la gana, si te importa o no te importa como los haya resuelto es muy tu problema y sé feliz al respecto, pero en lo que a mi respecta si yo soy feliz, JO – DE – TE.

Algo así como, primero yo, segundo yo, tercero yo, cuarto yo, quinto mi familia, sexto mis panas, y septimo lo que venga.
Y no es que una sea egoísta ni mucho menos, aunque denote lo contrario baso mi teoría en algo que les explicaré a continuación:

Si yo, Danna S. Hanna A. no me amo, no soy capaz de reconocer mis virtudes en torno a las grandiosas cosas que he hecho para estar bien y para poder labrarme un nombre en el corazón de cada una de las personas que están a mi lado, ¿Como carajos puedo amar a las personas que darían la vida por mí?…
Es por eso que el orden de valores está así y jamás debió haber cambiado, pero supongo que todos en su vida a veces pasan por etapas de transición y se preguntan ¿En qué carajos estaba pensando?

Entonces, explicado de una vez el motivo por el que estoy alejada de todos los seres vivientes de la tierra que no viven conmigo, añado también que les tengo una sorpresa para mi retorno.
Y no, no estoy embarazada, solamente quiero regresar al mundo exterior cuando esté totalmente curada, porque sé que en mi estado anterior lo unico que hacía es perjudicar al resto, que se preocupan por mí y no quieren verme mal.

Y lo valoro, creanme, a cada uno de ustedes personas especiales de mi vida, pero es tiempo que yo empiece a preocuparme por mí misma.

That’s All.

Empezando San Valentin

Creyendo que este día sería fatal y pasaría en soledad.
Parece que no, no es así.

Y es que hoy después de estar con mi familia (dicese padrastro, mama, hermanos) me dí cuenta que hay muchas cosas en la vida de una persona además del amor de pareja.
Están tus amigos, tus seres queridos, como diría yo… ¡mi gente!

¿Por qué debo sentirme acomplejada por no estar amarrada en esta epoca? debería sentirme feliz, porque no tengo preocupaciones y me ahorro un regalo que tendría que comprar si tuviera un parejo a estas alturas de mi vida.

Sí, comprendí las palabras de ese ser… Llegarás a conocerte a ti misma, aprovechando este tiempo en soledad.

Haciendo cuentas el otro día, son casi dos años y medio que estuve “emparejada”, sin parar.
Sin darme un tiempo para mí.

Creo que este tiempo sola han hecho que deje a un lado las distracciones sentimentales y poner en primer plano otras prioridades que tenían más urgencia.
Como mi familia por ejemplo.

Realmente me siento bien… creo que estoy aprendiendo mucho de esta nueva etapa de mi vida.
Y aunque a veces si me llegue la nostalgia y la melancolía.. no es por un sentimiento es sí, sino por el hecho de que a veces llegan a tu mente muchos recuerdos bonitos, que ahora comprendo que no deben molestarme ya que son solamente eso, recuerdos.
Que conservo en mi corazón ya que en algún momento de mi vida me hicieron feliz.

Y ahora con el corazón en la mano puedo decir que estoy lista para salir adelante.
Al fin podré superarlo.

That’s All.

Apego sentimental

Hace unos meses creo que les mencioné que hay un libro llamado ¿Amar o Depender? del escritor italiano Walter Riso, en el nos habla de como deslindarnos del apego sentimental para darle rienda suelta al amor en las relaciones.

Cuando uno tiene una relación enfermiza, generalmente no vemos que es lo que en realidad tenemos, sino que nos planteamos la posibilidad de idealizar a una persona que quizás no es quien nosotros imaginamos sino más bien lo que nosotros quisieramos de una persona, que no es lo mismo.

Y a veces incluso se comete el error de equivocarnos garrafalmente con estas cuestiones de la idealización de amores, cayendo inevitablemente en el apego.

El apego es la maxima expresión de dependencia que tiene una persona, en casos más extremos llega al punto de aguantar malos tratos, golpes e incluso constantes humillaciones por un sentimiento mal sano y equivocado al cual llaman “amor”.

Lo normal en la vida de una persona es apegarse a lo que le gusta realmente, nadie está diciendo que el apego, por ejemplo, profesional hace que la persona tenga un transtorno psicologico… Mas bien, eso te hace crecer como persona.

Pero… ¿Qué sucede cuando nos apegamos a una persona?

Pues bien, les relato una experiencia para que lo vean con más claridad..

“Ana tenía 18 años, una carrera maravillosa y unos amigos increibles, un día como cualquier otro decide iniciar una relación con un tipo de veinte y tantos aparentemente buen mozo y con gustos afines, Su nombre es Pepín…

Ana está ensimismada con Pepín el cual ha capturado su atención por completo, y así termina la luna de miel, lo que nosotros conocemos como primer mes.
Ana piensa que las cosas van excelentes, pero algo sucedió… Pepín se está portando como un completo patán, coquetea con sus amigas, habla de ella a sus espaldas y cuando ella le da caricias el simplemente le dice que deje de ser cursi y que no quiere besos ni abrazos, que practicamente es una ladilla… Ana se siente mal en ese entonces, pero aún así decide callar pues es muy pronto para exigir sus derechos (primer error), entra en una situación de soberana paciencia, aguantandole cuanto mal trato y reproche le hace Pepín con el pretexto de que el problema era ella, pues ella era demasíado adicta a las caricias, mimos y palabras de cariño… Deciden terminar en el segundo mes, ¡pero ella es necia! decide seguir perseverando (segundo error)… cree que la “relación” aún tiene salvación… pues el es “buena” persona y es un “excelente” ser humano (tercer error) y ella sigue siendo la falla.

Mantuvo el silencio cerca de un mes tratando de partirse la cabeza en como hacer feliz a Pepín, mientras Pepín solo se limitaba a recibir todo el amor que le daba Ana, y a quejarse siempre de lo “mal” que ella hacía las cosas siempre, de lo inexperta que era, de lo inmadura que siempre es… Y así llegan al cuarto mes, Ana cree que Pepín al fin se ha enamorado… puesto que el le “demuestra” un leve interes (literalmente) hacía ella… Ya no tenía por qué seguirse preocupando, la situación estaba controlada… Ana “al fín” era feliz al lado de Pepín.

Pero hablemos un poco acerca de Pepín, era un muchacho como cualquier otro, con pensamientos variables y altamente voluble, de hogar disfuncional, con una inestabilidad profunda en sus relaciones y un circulo social que según él es grande pero a la hora de contar con alguien no encontraba apoyo de absolutamente nadie… Ana se dió cuenta de aquello, lo metió en su circulo social, con sus propias amigas, con su propia familia, añorando que al fin Pepín sea feliz aun sabiendo que él no hacía el mínimo de esfuerzo en hacerla feliz a ella (quinto error), Ana también se cree Psicologa, decide ayudar a darle “estabilidad sentimental” a Pepin, ya que el pobre era demasíado “buen” hombre y la hacia reir ¿Pocas virtudes para tanto sacrificio de Ana, cierto?, Pero Ana con todo esto, ¡¡¡aún no se daba por vencida!!! Es que Ana tiene corazón de madre.. Así que entre tanto ajuste y desajuste llegan al sexto mes…

Cabe destacar que Ana en toda la cojuda idea que tenía de Pepín siempre tuvo su sexto sentido bien puesto, le revisaba siempre el celular, y encontró unos mensajes que dejaban mucho que desear de Pepín; Supuestamente escribiendole a alguien “insignificante” para él, al cual le decía que le encantaba su escote y que se toque más abajo.. (vayan ustedes a saber que quería Pepin que se toque la “insignificante” persona a la cual le escribía esas cosas).

Ana se arma de valor y decide terminar la “relación” que mantenía con Pepín, destrozada le cuenta a su mejor amiga Rosa Maria, la cual interviene en el “altercado” que tuvieron Pepín y Ana y al día siguiente nuestra querida joven se encuentra a Pepín en la puerta de su casa pidiendole perdón… Pero, ¿Qué pasa?, Ana le pide explicaciones a Pepín acerca de los mensajes, Pepin simplemente le dice a Ana que debió imaginarselos! que él jamás en su vida encontró esos mensajes a los que Ana se refería, que a él también le ha sucedido el hecho de imaginarse cosas y que quizás Ana es muy celosa.

Y ¿Que creen? Ana le creyó de nuevo… Siguieron juntos como si nada, Ana estaba confunsa, no tenía en claro el panorama… lo único cierto que tenía en su vida es el hecho de querer a Pepín a su lado a costa de lo que sea, a costa incluso de su propia dignidad (perdí la cuenta de los errores de la querida Ana), así pues… Ana decide continuar con la relación.. con cachos (imaginarios) y todo, tan buena Ana.

Y todo parecía estar bien hasta que Pepín le anuncia a Ana que debe emprender el viaje en busca de garotas a Groenlandia.
Ana se pone muy triste, no sabía de qué manera hacer que Pepín no se vaya de su lado, no tanto por amor, Ana sentía que dependía de Pepín… Es que el se había hecho tan indispensable, así pues, Ana decide disfrutar de sus últimos meses con Pepín.

Así pues, llegó la despedida… Pepín organizó un “magno” evento, al cual solo fueron los amigos de Ana, es más… me atrevería a decir que parecía despedida de Ana y no de Pepín (así me lo contó Ana) y finalmente llegó el día.

Pepín le presentó a sus padres, a Ana le cayó en el mismisimo higado la madrastra de los cuentos que también es madrastra de Pepín, pero aún así se quedó ahí… al punto de pedirle a una de sus mejores amigas llamada Rosalía, que la acompañe en la travesía de despedir a su amado Pepín, y así… él se fue con destino a Groenlandia, con un mar de situaciones y con la parte apegada de Ana.

Estando lejos, Ana se da cuenta que la vida no cambia sin Pepín, ella se vuelve totalmente independiente y desapegada.. sabe que “ama” a Pepín, pero que ella tiene que seguir su vida.. es así que Ana emprende una marea de actividades para no pensar cosas – huevadas le decía Pepín -… Ana se comunicaba con Pepín por señales de humo que ella hacía con todo su esfuerzo y tratando de que Pepín no sufra la distancia… Pero a Pepín le importaba un reverendo carajo se limitaba a enviarle cierta señal de humo para que supiera que aún seguía vivo.

Con la venda fuera de los ojos, Ana cree que las cosas no van bien, decide “terminar” la relación, pero Pepín le dice que no, ella inocente creyendo que él la ama (una vez más) se dejó ver las huevas… hasta que Pepín decide terminar la relación. Pero ¡Oh!, Ana no está triste… Ana simplemente está tranquila porque sabe que Pepín no valoró todo el “apego/amor” que ella le dio y sabe que puede seguir en paz.

Pero hablemos de Pepín, quien está en Groenlandia tratando de liberarse de todo el daño que le causó a Ana, el cual quiere solucionar con un ligero “Perdón” hipocrita.

Y al fin nuestra amiga se dá cuenta que ella es mucha mujer para Pepín, le dice que se meta su perdón por el culo y que pase por caja recogiendo sus multiproductos…”

Nos damos cuenta que Ana sufrió de un caso cronico de apego sentimental, ya que el hecho de sentirse dependiente de Pepín la hizo aguantar constantes malos tratos, estúpideces y sufrimientos.
Ana solo quiere estar en paz consigo misma y yo le he aconsejado que se refugie en las personas que más quiere, pues ella es muy fuerte, ella es una ganadora con una estrella desde que nació, Ana es insufrible y no está dispuesta a derramar una sola lagrima más por un hijueputa que no vale la pena, ya que Ana se considera demasíada mujer y con un corazón de oro…

¿Les cuento un secreto?, Ana soy yo.

That’s All.