Category Archives: amistad

¡Feliz día del amororo y la amistarara!

Nunca he sido muy sanvalentinesca, ya que mis sanvalentines generalmente son desastrosos, recuerdo dos en particular.
El primero, uno hace seis años, en el que me amarré con Voldemort, el principio del fin, el antes y el después de mi vida amorosa. Es increíble, tanto me traumó que aún después de casi seis años es imposible hablar del tema sin que me duela un poco. No me malinterpreten, es más el amor propio lo que duele… Pero en fin, continuemos.
El segundo San Valentín que viene a mi memoria fue hace dos años, con mi ex novio, pretendíamos ser súper románticos, ir a comer algo rico y acostarnos en mi cuarto a ver una película…. No les cuento más, casi termino aplastada por la marea humana y terminamos comiendo mandingos en un lugar “equis” cagándonos de risa de la miseria.
Presentados estos hechos, creo que entienden un poco porque no soy tan afín a está fecha en especial por el lado amoroso. Sin embargo, si me encanta celebrar la amistad.
En está etapa de mi vida debo decirles que la estoy pasando muy bien, mis ñañas de la u (Pame, Pame 2, Liz, Cathy, Andrea, Adri, Mariu, entre muchos otros) son geniales, Mis fepolmiwis: José, Adib, Gaby, Marito, Kev, Kike, Loy y millón manes más. Tengo el mejor grupo del mundo, los adoro. 
En la ofi tengo a la mejor jefa del mundo, Gaby, quien es más como una segunda madre para mí, y dos manes geniales, Ricky y Pabs, que me hacen reir todo el tiempo y con los cuales es un honor trabajar. Mis compañeros de locución, Meche, La Nena, Andrea y Diego, que son duros en medios y de los cuales se aprende a diario.
Como olvidar a mis mejores amigos de toda la vida, Poché y Eli, sin ellos yo no soy lo que sería. Mi team chiqui, Ivy y Xavi, Mi Puchú, Jorge, Fa, Cari, Pocho, Héctor, Nancy, Guille. Y finalmente, pero no menos importante, mi mamá y mis hermanos, Kabir y Dionné, con los que aprendo a diario.
Qué les diré, es tanta gente a la que tengo que mencionar y sé que se me quedará fuera, pero prefiero que así sea. Que sobre gente linda en mi vida a que falte, así que en este San Valentín tengo mucho que agradecer, la amistad es una de las mejores cosas del mundo.
No puedo dejar de agradecer a mis seguidores y también a los fanáticos – es increíble, aún no creo que haya gente en la calle que se tome fotos conmigo o que me digan “Oe, qué bacán tu programa”-, es bastante cliché, pero sin ustedes y su cariño, yo sería una man “equis” y no una huevas rodeada de amor y felicidad.

¡Feliz día del amorororo y de la amistarara!

Un karma menos…

A lo largo de mi vida he tenido problemas con muchas personas, en parte porque tengo un carácter de mierda y en parte porque soy muy impulsiva, más cuando era joven, hablaba sin pensar, incluso a veces lo hago y me arrepiento después.
Anoche fue el cumpleaños de mi mejor amiga, la que quiero y me quiere, la que amo y me ama. 10 años de idas y venidas, de estar cuando me necesita, de estar cuando la necesito. Y qué extraña es la amistad, que a veces debes hacer cosas necesarias por esa persona y por ti, es una especie de negociación.
Me explico: Elizabeth tiene una mala costumbre, ser amiga de personas que yo odio/odiaba. El problema de eso es que a esas personas las veo todos los años, en sus cumpleaños. Y lo odio.
Ayer me topé con un viejo karma. Una persona de la que yo hablé mal, ella me respondió, nos odiabamos, en fin… Un drama entero. Así que me tomé una biela, me acerqué a esa persona y le dije: “Discúlpame, fui una inmadura… eres madre, te admiro por eso. Yo a duras penas puedo manejar mi vida”.
Para mi sorpresa, esa persona me dio un abrazo, me dijo que “la cuenta estaba saldada” y se disculpó conmigo. Un gesto tan pequeño que me enseñó mucho.
Las disculpas, aunque sean después de años, valen la pena. Vale la pena siempre reconocer errores, vale la pena borrar el pasado y continuar… Ahora sé que cuando me tope con esa persona en otra situación, todo estará bien. Todo es cuestión de ceder.
Aquí viene la parte loca del relato: Hasta las 19H00 de ayer yo no iba a ir a la fiesta, pero ahora tengo una conciencia. Una conciencia que no me dice qué hacer, sino que me guía hacia lo correcto.
De ese tema les contaré luego… creo, o quizás no. No lo sé.
That’s All.

nuevas mejores amigas

Corría el 2006, llegaba a un colegio desconocido, recién quedada de año, con todo mi gajo en el colegio anterior y por primera vez en mi vida sentía algo de temor porque no sabía que me iba a deparar ese nuevo mundo.

Mi primer día de clases conocí a una linda persona, pacifista como ella sola, humana y tan inocente que creía que era broma que pueda existir alguien así…
Paso el tiempo, vivimos muchísimas cosas… Chupas, peleas, pitos, chismes…
Pero siempre tuvimos algo en común que ninguna de nuestras otras amigas tenía, una conexión y madurez que a la edad de ellas parecía “precoz”, nos gustaba referirnos a esas personas con “ya veras que cuando nos graduemos serán mucho peores que nosotras” y no nos equivocamos…

Han pasado casi 5 años desde que la conocí, y me di cuenta de una sola cosa… En la aventura de tener “nuevas mejores amigas” la única constante en mi vida fue ella, las anteriores, siempre rotaban..

Primero una con la que bien me dijo alguien alguna vez “yo no se desde cuando empezaron a ser mejores amigas si no tienen nada en común”, y es cierto… Desde que conocí a mi ex mejor amiga, pasamos peleando, nuestros puntos de vista siempre chocaban y a mi edad ya no estoy para pitos de colegio…

En el caso de la otra, fue cuestión de prioridades, la verdad con andrea nunca hubo un motivo, siempre nos llevamos bien, quizás si yo me hubiera mostrado más abierta y menos complicada las cosas no hubieran terminado así, pero bueno… Aprendí que nunca se debe poner a una amiga sobre la otra.

Pero bueno, me salí del tema… Eli siempre camino conmigo en ese lado espinoso, nunca me olvidaré las veces que he puesto mis lágrimas en su hombro, ni cuanto dolor me causaban sus lágrimas que las sentía como mías cuando algo la hacía sentir mal..

Eli, he hablado de todo el mundo en este blog, pero jamás había hablado de ti, gracias por esta amistad tan bonita que me has brindado, por tu apoyo emocional, físico y mental, gracias simplemente por estar ahí…
Por hacerme aprender canciones estúpidas y cantarlas en la calle sin que nos importe el resto..

Por acompañarme a comer las mejores empanadas del mundo!

Por ser mi eterna compañera de casa pero que nunca lo logramos por falta de dinero y aún seguimos luchando…

Por aportar la dosis necesaria de inocencia en mi vida…

Bienvenida oficialmente nueva mejor amiga, y se que estoy ironizando y usando un término que usaba alguien de mi pasado, pero no se puede llamar nuevo a algo que siempre ha estado sin que sepamos…

Te quiero, gracias por opoyarme en todas mis huevadas y ser parte de ellas…

Gracias por estar ahí!

Peace and love…

That’s All.

Mis mejores amigos

Hace casi dos años, se fue mi mejor amiga a EEUU.

Roxana y yo nunca fuimos las típicas amigas conejín que se contaban todo y hacían las cosas juntas cual niñas felices por el mundo, de hecho si vinieron a leer el post y creyeron que les iba a contar acerca de las típicas amigas que se ponen “BF4E” en el Hi5, o se adulan la una a la otra hasta que su lambonería sabe mas a envidia e hipocresía que a otra cosa, están muy equivocados.
Amigas así, con las que hago todo y saben todas las cosas de mi vida, no tengo y tampoco quiero tenerlas, pues soy fiel creyente de la teoría de “Tu amigo termina siendo tu peor enemigo”.

Cabe acotar que lo más cercano que tuve en ese tipo de amistades “grupales” fue el extinto Bitchy Corp, el cual por motivos de fuerza mayor y más por nostalgia que por otras cosas prefería no mencionar hasta que surgió la entrevista para Ecuacanal.

En todo caso, les sigo contando…

Roxana y yo nos conocimos por el 2004, cuando yo era una pequeña alma descarriada con ansias de conocer el mundo y ella era la adolescente agresiva.
Entonces, inicialmente, no nos dimos cuenta que la amistad que nos unía más que todo era un problema que teníamos al relacionarnos con niñas de nuestra edad.

Y es que bueno, este post es una especie de confesión también, yo no me llevo muy bien con las mujeres, motivo por el cual, tengo más amigos que amigas, y no necesariamente pretendientes, sino más bien amigos en general… Me llevo mucho mejor con los hombres, creo que ahí es donde sale más a flote mi lado brusco, incoloro y practico de ver las cosas.

Entonces, como les iba diciendo, Roxana y yo teníamos y tenemos aún ahora un carácter bastante peculiar y con cambios de carácter bastante bruscos propios de nuestros 15 y 16 respectivos años en esa época. Al principio tuvimos un problema de comprensión único, pero aún así seguíamos siendo amigas, sumándole a esto la innata esperanza que teníamos ambas en creer que aún existían buenas personas en el mundo.

Tan confiadas nosotras ¿Verdad, Roxie?

Y así nos ocurrieron mil y un peripecias, en las cuales cada una sufrió su parte y olvido y perdonó a la otra, así como también hemos compartido buenas situaciones que nos dejaron muchas risas a cuestas, locuras propias de nuestra edad que ahora me llenan de orgullo y a veces de rubor el simple hecho de recordar.

Hasta que surgió un problema que viéndolo después de un tiempo creo que a lo único que le puedo hechar la culpa al respecto es a que estábamos muy peladas, y es así como dejamos de hablar por un año.

En ese año, me dí cuenta de cuanto valoraba a mi amiga, a mi mejor amiga… Cuanto me hacía falta y cuanto quería estar con ella para bailar, cantar, reír y también llorar.
Y es que sin duda nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, y un día me vi extrañando a esa mejor amiga que perdí por mi maldita ingratitud y mi sentido del humor negro, que a veces te sienta más agrio en el corazón que en el hígado.

Aprendimos mucho en ese año separadas, muchos de ustedes que me leen desde hace tiempo fueron testigos de cuantos posts dediqué a contar sobre mis sueños sobre próximas reconciliaciones con Roxie, ¡Te extrañaba tanto mujer!, y sin saber, que ella aún seguía leyendo este pequeño espacio personal el cual ha ido ganando “popularidad” gracias a la ayuda de todos y cada uno de ustedes que impulsan a que esta humilde servidora siga escribiendo, por morbo quizás a que un centenar de extraños sigan mi vida y disfruten o lamenten mis penas o aciertos, pero eso es otro tema.

Hoy tuvimos una confrontación, más por diferencia de criterios que por otra cosa, a veces tan inmaduras nosotras queremos imponer nuestros criterios la una a la otra con el afán de facilitarnos la vida mutuamente, más no sabemos que cada una quiere vivir sus propias experiencias porque así somos nosotras ¡Tercas cual hermanas gemelas! ó Como si Dios nos hubiera mandado en un molde parecido pero no igual.

Permitanme decirles que este post no es de ninguna manera una forma de reconciliarme con ella, pues ya lo he hecho, son simple y sencillamente las ganas que tengo de darle a Roxie el lugar que se merece en este mi pequeño espacio cybernetico personal, pues ella y mi mejor amigo – del cual hablaré en un post muy cercano – saben cuanto me importa mi pequeña casa virtual.

Entonces, quiero hacer público mi agradecimiento por estos 4 años de amistad que tienes conmigo Roxana Arcos y que espero sigan siendo muchos más.

Que cumplamos cada una nuestros respectivos sueños, separadas en distancias pero no en corazones, que tu seas una gran Diseñadora y yo sea una gran Periodista y que eventualmente tengamos nuestros hijos y unos maridos que brinden por nuestros éxitos.

Gracias por estar ahí siempre, de enseñarme a verle el lado chistoso a las peores penas y verle el lado emotivo a las mayores alegrías.

¡Te amo de sobremanera Banana!

That‘s All.