Category Archives: 7 meses

Mi historia de amor

El amor es un símbolo de la eternidad. Barre todo sentido del tiempo, destruyendo todo recuerdo de un principio y todo temor a un final.

Bueno pasando de coles a nabos, y como en los últimos posts me había ido por las ramas en la tematica del blog, vamos con algo personal.

Como muchos sabrán – y como siempre digo, los que no saben, enterense – desde hace 7 meses y medio, estoy amarrada con la persona más expectacular que pude haber conocido.
Y bueno… David debe viajar en estas semanas a Estados Unidos, lo que ha hecho que nos unamos mucho más de lo que ya estabamos.

Y haciendo una retroalimentación de estos últimos meses, me siento bastante satisfecha.
Los primeros meses fueron bastante dificiles, hasta que logramos acostumbrarnos a nosotros, a ser quienes somos, a tener personalidades muy parecidas, por no decir iguales.
Tuvimos una crisis en el segundo mes, en el que no sabíamos para donde ir… Teniamos una relación, dos personas, pero no había una razón, un motivo por el cual luchar.

Y llegamos al tercer mes, con dudas, adaptaciones, y un amor que iba creciendo a diario, que a mucha gente le costó comprender puesto que ambos eramos un árbol que hechaba raíces para todos lados, y esas raíces hicieron que muchos confundan lo nuestro.

Un nosotros que hizo que lleguemos al cuarto mes, donde oficialmente nos declaramos enamorados el uno del otro, y el “Te amo” se hizo presente. Mi “Te amo”, tan impersonal y sin sentido, que supiste comprender porque conoces el idioma en el que te hablo, que solo tu eres capaz de entender. Y vino tu “Te amo”, bajo las estrellas que aún ahora me emociona recordar, que hacen que mi corazón palpite a mil por hora cada vez que recuerdo la situación.

Y llegamos al quinto mes, decidimos celebrar con nuestros amigos, recuerdo que no te gustó mucho la idea, pero como siempre quisiste hacerme feliz a mi, dijiste que lo más importante para ti era que yo esté feliz. Y así fue. Me hiciste la mujer más feliz del mundo esa noche, que me costó tener una uña menos debido al accidente que tuve, varias expectativas de personas que creí sinceras y sobretodo, hacerte pasar un rato bastante desagradable. ¡Que estúpida que fuí!, pero aún así, me miraste con tus ojos sinceros, y me dijiste que no me preocupe, que todo estaba bien siempre y cuando estés conmigo.

Llegamos al sexto mes, con una pequeña crisis a cuestas, que casi me hace perder la razón, pensar que tu quizás habías vuelto a tu época de oscurantismo e ibas a dejar lo que teníamos a la deriba, y ¡Wow! me sorprendiste demasíado ese día, en la puerta de mi casa con tus ojos que me vuelven loca, pidiendome perdon, pidiendo que reconsidere volver a caminar contigo por el resto de nuestros días, ¿Reconsiderar que?, si yo jamás dejé de caminar contigo, solamente fue una caída. Recuerdo que ese mes tuvimos otra crisis, creímos que quizás nuestra relación se estaba deteriorando, y no nos dimos cuenta que estabamos pasando por los caoticos 6 meses, que nos hicieron aprender muchísimo el uno del otro.

Y estamos en el septimo mes, ¿Como resumir este mes?, con una propuesta de matrimonio a cuestas, un compromiso de por medio que nos hace ser cada día mejores, con la asimilación de que dejamos de ser enamorados para convertirnos oficialmente en novios, de aceptarte como mi novio, como el amor de mi vida, como el único hombre en esta tierra capáz de poder comprender mi peculiar estilo de ser.

Con varios errores perdonados, con situaciones peculiares que se nos presentan a diario, no veo mi vida sin tenerte en ella, de hecho… No se como pude haber estado sin ti antes.
Publicamente quiero darte el lugar que te mereces en mi vida, al ser una de las razones que me hacen levantar a diario, al ser la otra parte de mi corazón. No tengo más que decirte gracias.

Gracias por ser quién eres.
Gracias por aceptarme como soy.
Gracias por amarme a diario.
Gracias por querer compartir el resto de tu vida conmigo.

Te amo!

That’s All.