El tiempo no pasa en vano…

Se que a veces el tiempo nos pasa factura, a unos más que a otros.
Quizás mi perspectiva de ver la vida sea un tanto ‘negativa’ a criterio de muchas personas, pero nunca dije que fuera correcta.
Me he caracterizado siempre por ser una persona extremista, y no siento orgullo de eso, mi trabajo en todo este tiempo ha sido tratar de lograr un equilibrio, algo que cuesta, todos los días.
La negatividad que ve la gente, en mí se llama realismo. No hay cosa que me guste más que decir las cosas que las personas no quieren o no se atreven a decir, nunca le he tenido miedo al ‘que dirán’, jamás se ha pasado por mi cabeza la posibilidad de cambiar un criterio porque a equis persona no le agrade.
Qué se jodan… Al final, terminan dándome la razón.
No, no es un reclamo contra el mundo, hace años que dejé de luchar. Más bien, es una oda a la transparencia, al realismo. ¿Por qué debo callar si siento cosas negativas?, ¿Por qué la gente cree que está bien solo decir lo positivo? El mundo tiene maldad, miseria, tristeza, así como también hay buenos momentos, felicidad, riqueza y pendejez. Personalmente, soy de la opinión de que esta última es la culpable de que mucha gente, y me incluyo, desee el 2012 pronto.
– Obviamente es una metáfora, no creo que el mundo se acabará en el 2012, pero ustedes entienden –
Entonces, ¿Por qué debo cerrar los ojos y decir ‘todo está bien’ cuando hay veces que no es así?, Soy malgenio y con mucho orgullo, me gusta decir las cosas de frente y disfrutar el silencio que produce mi honestidad transformada en un comentario que acalla opiniones.
Ojalá no confundan la honestidad con grosería, hay mucha diferencia entre ser honestos y odiar todo lo que está a su alrededor simplemente porque sí. Para ser critico debes tener argumentos, el problema de este mundo es que hace falta gente cuestionadora, y cuando existen, se dejan llevar por las pasiones.
Pero pido mucho, la objetividad no existe.

¿Por qué he cambiado?

“And now he’s hated cause everybody played it.
But they’re just hatin’ cause I motherf*ckin’ made it!

Get a life! Get a motherf*cking life!”Limp Bizkit – Get a Life

Sinceramente, yo no tenía mucha fe en el 2011, era una costumbre rara en mí, no confiar en los años impares.
Ahora, pensándolo bien, considero que fue un prejuicio de mi parte, ya que tenía en mi haber un año terrible como lo fue el 2009, del que es mejor no hablar.
A lo largo de este año, mucha gente me ha preguntado que por qué he cambiado, que ya no soy igual, que prefieren aquella persona chabacana que ‘los hacía reir’ con sus ‘huevadas’.
Yo no he cambiado, he salido adelante. No me volví estirada, me volví sensata. Y a la gente no le gusta la sensatez. Prefieren la locura, ‘que algún día me caracterizó’.
Muchas veces me he visto al espejo, pensando si realmente algo en mí había cambiado… Sí mi carisma seguía igual, si mi innovación no se había perdido… Pero todo seguía igual, con la diferencia que ya no se reían de mí, yo me reía de lo que consideraba era estúpido.
¿Por qué la gente se enoja por un cambio? Simple, porque la gente odia los cambios. No los analizan, siempre están mal.
Es así como decidí no preocuparme más y seguir adelante, siempre adelante. Porque si veía hacia atrás, lo que veía no me gustaba, pero me había hecho crecer, es por eso que debo pensar que no está mal, ¿Verdad?.
Tengo varios objetivos, todos a corto, a mediano y a largo plazo, pero mientras tanto, se deben hacer algunos arreglos para llegar a esos objetivos y sobre todo debo entender, que no soy monedita de oro, que no a todos puedo complacer.
That’s All.