Contradicciones…

Tienes razón @Encamador: “La gente tiene los gobernantes que se merece”

Que difícil es la vida, pero más complicadas son las contradicciones que esta nos trae.
Que contradictorio es que alguien te envíe un mensaje diciéndote que te ama y que eres maravillosa y que al frente tengas a una persona que te dice lo desubicada que estás.
Es irónico que mucha gente te diga que eres excelente en lo que haces y otras personas te digan que eres un aprendiz.
Muchas veces creí que la gente hablaba porque no conocía, otras veces me di cuenta que en realidad la gente habla porque no piensa antes de emitir comentarios, o tal vez si piense… En como llamar la atención y que los borregos piensen: “Que bonito que habla el/ella.”, aunque en realidad no sepa nada.
No los juzgo, después de todo el ser humano es necesitado de atención para “demostrar” que su opinión causa impacto.
Pero hablar con criterio, con base y fundamento es algo que no se logra de la noche a la mañana, y aún después de tanto tiempo, no logro controlar del todo. – después de todo también soy humana –
No es pecado cambiar, pero en general, la gente suele satanizar los cambios, creyendo que porque en el pasado tuviste una creencia no la puedes cambiar.
¡Qué raro! Si mal no recuerdo, este mundo vende las rectificaciones como pruebas de que puedes aceptar tus errores por ende, madurar.
Más contradictorio es que aún cuando me creo inmadura, no necesito gritar para imponer, pero la gente que me rodea sí impone, interrumpe, acusa y sataniza.
No les voy a hablar de mis reacciones, pero sí les cuento esto como una forma de exponer lo erradas que pueden estar las personas cuando no se dan el tiempo de conocer.
Ooops, acabo de recordar que hace mucho tiempo cerré el cupo de “quiero que me conozcan”, para darle paso a “hazte una idea de mí y si aciertas, bien por ti”.
Después de todo, si el mundo es una contradicción, ¿Por qué no puedo serlo yo también?
Peace and Love.
That’s All.

Amy Winehouse… La voz inmortal que no será apagada nunca

“I told you, i was trouble, you know that I’m no good” – Amy Winehouse.

Amy Jade Winehouse nació el 14 de septiembre de 1983, en Londres, Inglaterra.

Compositora y cantante por naturaleza.
La empecé a escuchar cuando tenía entre 16 y 17 años, el primer sencillo que escuché fue gracias a mi amiga Sylvia Jerez, llevaba por nombre Rehab y confieso no me gustó. Pero su voz me impactó.
No seguí indagando en su música porque como ya mencioné arriba, su sencillo no me enganchó.
Corría el 2008 y pasaba por una depresión bastante fuerte y por accidente llegué a escuchar “Just Friends”, donde me enamoró con su hermosura, con su naturalidad, con su sencillez.
Me consolé muchas noches con sus canciones, sabía que era una incomprendida, un genio creativo que estaba desperdiciándose en una de las adicciones más terribles que alguien puede tener, la drogadicción.
Es así como me decidí a obtener su discografía completa, que comprende nada más de dos discos, “Frank” lanzado en el 2003, donde se desprenden canciones como “Help Yourself”, “Fuck Me Pumps”, y una largo etcétera de genialidades, pero mi favorita de ese álbum inspirado en Frank Sinatra, fue y seguirá siendo “I Heard Love Is Blind”, una canción donde se respira amor… donde ella habla de todo lo que tenía para dar.
Y me sentía identificada, porque ella era así, sencilla, cálida, eterna.
Criticada siempre, pero sabía lo que era y no le importaba, sólo basta ver una de sus presentaciones, en una de sus mejores épocas:

En el 2006 publica “Back to Black”, donde fue nominada a los premios Grammy, y ganó 5 de los 6 premios en cuestión.
De ese álbum, se desprenden “Rehab”,”You Know I’m No Good”, “Back To Black”, “Tears Dry On Their Own” “Love Is A Losing Game”, “Me & Mr. Jones” y mi favorita, “Valerie”.
Esta última tiene dos versiones, pero prefiero la acústica, donde la tersura de su voz es imposible que no te enganche.

Amy era atrevida, pero genial… En los últimos tiempos se atrevió a hacerle un cover a “It’s My Party”, con Quincy Jones, que como todo lo que ella hacía era perfecto, mágico. Y te enamoraba, por supuesto.

Hablar de su vida, de su historia, de recorrer los líos donde estuvo metida por sus adicciones, es estúpido.
Yo la admiré por su música, por lo que era, por lo que demostraba.
Ella nunca quiso ser un ejemplo para la humanidad, ella era autentica, era lo que era.
Y lo logró, porque aunque muchos hablen de como hicieron daño las drogas en ella, ella hizo arte, ella consiguió fans fieles que iban a sus shows con anhelos de escuchar en vivo si era cierto el milagro de su voz… Entras al Club de los 27, pero dejas un legado eterno.
Esto Amy, es escrito para ti… Gracias por habernos hecho testigos de una de las voces más fabulosas de los últimos tiempos.
RIP.

Crisis de inspiración…

Siento un poco de cargo de conciencia al tener un poco olvidado mi espacio personal. Y aunque quisiera echarle la culpa a mi absoluta falta de tiempo, sería una hipocresía de mi parte optar por tal postura.
La realidad es que al principio creí que había perdido la inspiración – otra vez – y que me había dado la típica crisis del blogger, donde tienes un montón de cosas que decir pero no encuentras la manera adecuada de expresarlas.
Pero no, no es así.
Sucede que al vivir mi vida al límite, las letras no son suficientes para expresarme… estoy buscando algo más, pero mientras encuentro la manera de hacerlo sin darles muchos detalles y mantenerlos enganchados en la tragicomedia de mi vida, prefiero no aburrirlos con textos que cuentan básicamente lo mismo, que estoy en la Universidad, estudiando algo que siempre me apasionó, que ejerzo mi profesión de la mejor manera y que tengo una persona maravillosa a mi lado.
Pero mientras llegaba a esta conclusión, no pude evitar preguntarme si acaso usaba este espacio para suplir los vacíos de mi vida, y al no tenerlos actualmente, he optado por mantenerlo en el olvido.
Quisiera creer que no es así, ya que aunque no lo crean, escribía y aún lo hago, más por mí que por ustedes, porque para mí “contarles” de mi vida es algo que me deleita, esa sensación que tengo con mis lectores de contarles todo y a la vez nada, me llena muchísimo.
Y mientras pienso en el dilema que esto me causa, los mantendré informados.
That‘s All.

Nunca es suficiente…

Nunca es suficiente, si lo que deseas no está claro.
Nunca es suficiente, si tu única meta se reduce a ganar.

Los objetivos siempre deben ser claros para ti, si lograste lo que querías y aún luchas es porque al final no te parece suficiente, entonces… ¿Eso te hace ganador@?
No, te hace una persona luchadora, con metas, con sueños, con experiencia y sobre todo con ganas de demostrarte a ti misma lo que puedes y de lo que eres capaz.
Yo logré lo que quería, en el menor tiempo de lo que me propuse, el eterno dilema empezó cuando me dí cuenta que deseaba más, que cuando llegué a la meta, esa meta me quedaba corta, y no… no es egocentrismo, supongo que eso dice de mí que soy todo menos conformista.
Es en esta parte donde mi novio dice que todo se resume en mi vida a ganar, y sí, tiene razón, porque sé lo que es perder, pero cuando me acostumbré a ganar me supo tan bien que se volvió una adicción.
Yo no soy fumadora, soy bebedora social, pero mi adicción es ganar, siempre… entonces, ¿cual es el tema?, ¿Qué es realmente lo que quiero?.
Tengo un temor, lo admito… logrando todo lo que quiero, tener ganas de más, y cuando esas ganas se satisfagan, seguir deseando más y más.
No conozco límites… y no sé hasta que punto esté bien o mal.
Shit Happens…
That’s All.

Mi mayor triunfo…

Mi mayor triunfo es saber que no inspiro, se inspiran en mí.
Mi mayor triunfo es conseguir lo que otros no pueden, mis ideas.
Mi mayor triunfo no es creerme más que nadie, es demostrar que soy alguien más.
Mi mayor triunfo no es anhelar lo que no tengo, es apreciar lo que ya está.
Mi mayor triunfo no es tener una familia perfecta, es aprender a quererlos como son.

Mi mayor triunfo es saber que tengo gente excelente a mi lado, que me adora como soy.
Mi mayor triunfo es que yo no pierdo tiempo en odiar, la gente pierde tiempo en odiarme.
Mi mayor triunfo no es tener un novio perfecto, sino haberlo encontrado.
Mi mayor triunfo no es estudiar una gran carrera, sino ser la mejor en lo que hago.
Mi mayor triunfo se basa en los éxitos que cosecho a diario.

Mi mayor triunfo no es quejarme por lo que ocurrió, sino aprender de ello.
Mi mayor triunfo es mirarte y saber que vives una vida miserable encerrado en tu burbuja.
Mi mayor triunfo es que tú estás más pendiente de mí que yo de tí.
Mi mayor triunfo es que tú te límitas a conquistar circulos, yo conquisto el mundo.
Mi mayor triunfo no es mi madre, es que además de ser mi madre sea mi amiga.

Mi mayor triunfo será que tú me sigas envidiando, para hacerme más grande.
Mi mayor triunfo no es que la gente me tome en serio, sino ganarmelo.
Mi mayor triunfo es la rosa que me dió mi novio sin esperarla.
Mi mayor triunfo es ser feliz a diario.
Mi mayor triunfo no es creer que lo sé todo, sino aprender a diario.

Mi mayor triunfo es entender todo esto y poder contarles lo dichosa que me siento.

Peace and Love.

That’s All